Mi deber es hacer que te corras y mi obligación correrme“.

Las afirmaciones categóricas se caen por su propio peso.

En el mundo occidental lo genital tiene un peso protagonista alienante. Que el hombre centre sus objetivos sexuales en un placer fálico es muchas veces frustrante. La obsesión por el tamaño, por una erección completa, por la duración de la misma, por controlar la eyaculación y por tantas y tantas cosas relacionadas con vuestro pene a muchos hombres os hace infelices.

Tengo la suerte de sentirme a gusto con todo tipo de hombres, da igual su complexión física, su edad, su raza o etnia, o cualquier otra característica diferenciadora que puedas imaginarte.

Mi objetivo es que disfrutes en mi compañía y llenarte de placer. Creo que valgo para esto. Me encanta mi trabajo y disfruto con él, así que el placer lo tengo garantizado en todos mis encuentros. Pero el hecho de que un cliente se centre en darme placer “como él sabe” sin dejarme guiarle, no es el camino. Si para ti es tan importante que me corra dialoga conmigo, con mi cuerpo, si no quieres palabras mi cuerpo responde a los hechos; escúchalo.

Disfruto de mis encuentros pero eso no siempre tiene que conllevar correrme continuamente, es más, puedo afirmar que la excitación y la prolongación de ésta me da mayor placer que muchas veces el propio orgasmo, igual que os ocurre a vosotros.

No soy multiorgásmica ni una actriz. Porque me corra una vez en tus brazos no quiere decir que lo vaya a hacer cada 5 minutos, ni siempre que nos veamos. Te aseguro que la mejor forma para que me corra no es que me lo exijas. Mar no tiene un libro de instrucciones, aunque sí situaciones, momentos, posturas, caricias o besos que me excitan más que otros, ¡¡cómo a todo el mundo!! Mi cuerpo tiene unos tiempos que ni yo misma controlo y que además no deseo controlar. El placer no lo programo, ni me lo exijo. Imponiéndolo no lo conseguirás, deseándolo tal vez sí.

El sexo me aporta felicidad y es una parte fundamental de mi vida. Gozo de una vida sexual sana y divertida que me da mucho placer y que me gusta compartir consiguiendo que mis acompañantes disfruten al máximo.

… ¿vas a seguir exigiendo que me corra o ahora sólo lo deseas?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.