Archivo mensual: agosto 2016

Los sueños inalcanzables a muchos les generan ansiedad. A mí no. Me parecen bellos, me gusta no poder tocarlos, que estén ahí pero sólo en mis pensamientos. Lo inalcanzable es más divino, más etéreo, si tú quieres puede ser más puro, más sincero y más luminoso. A veces cuando cumplimos un sueño nos damos cuenta de que tampoco era para tanto. Y no tiene porqué ser que el sueño no cumpla las expectativas, es que al haberlo alcanzado ha dejado de ser sueño y es realidad. Lo real pierde su condición de divino y desciende a lo humano.

Hay sueños que como tales nos llenan de ideas y proyectos y hay otros que dejan todo lo demás en segundo plano y nos vacían de otros contenidos. Hay sueños que no te abandonan en toda la vida y hay sueños que vamos olvidando por el camino.

Hace ya más de un año me despedía de vosotros embarcándome en uno de esos sueños que sí pueden cumplirse y que gracias a haber sido Mar podría alcanzar. Ahora vuelvo, llena de energía e ilusión y con toda la sensualidad y la alegría que me caracterizan. Como decía en uno de mis primeros posts: “Mi maleta ya descansa bajo mi cama vacía. Cuántas historias me deparará esta nueva etapa de mi vida. Las guardaré todas con celo en mi maleta, que espero llenar de momentos inolvidables …”